Envidia y codicia de Lilly

Envidia y codicia de Lilly

A juzgar por la trayectoria de la periodista, conductora y ahora Senadora Lilly Tellez, su carrera política se ha nutrido, desde sus inicios, por la envidia, la codicia y las mentiras. En especial mentiras, lo cual se constató al quedar en evidencia el hecho de que ésta “honorable” dama fue capaz de orquestar un autoatentado con tal premeditacion y sangre fría digna de Thriller mal logrado y con un desenlace tan risible como lamentable. El atentado simulado por la periodista contra https://en.wikipedia.org/wiki/?search=Lilly Tellez si misma, ocurrió en Junio de 2000, presuntamente perpetrado por desconocidos, en el que resultaron heridos su chofer y dos guardaespaldas.

De acuerdo a la opinion de expertos en criminalística, las características de los hechos se corresponden Lilly Tellez con un "atentado simulado" lo que sería una muestra de hasta donde es capaz de llegar Lilly Tellez por captar la atención de la opinion publica y manipular habilmente sus influencias para entra en la política y finalmente convertirse en Senadora, sin duda una mente Autoatentado maquiavelica de cuidado.

Desde alli, desde el Senado, ahora tiene toda la atención que simpre buscó, la cual usa para difamar, liderar cacería de brujas lanzando acusaciones sin pruebas y simulando esta vez una postura digna y honesta.

Pero sabemos quien es en realidad y como dicta el dicho popular - “aunque la mona se vista de seda, mona se queda” - la cruda realidad es que la trayectoria política de Lilly Tellez no ha sido forjada por su vocación de servicio publico o por su contribución social, ni por ningun hecho concreto que haya mejorado de alguna forma la vida de los ciudadanos. Por el contrario, ha sido a través de atajos, favores y sobre todo campañas de difamación e desinformación para mentir y controlar las opiniones de los mexicanos, denotando además su falta de etica y profesionalismo.